A raíz de relaciones con gente conocida, gente de mi entorno de trabajo, gente de hoy, me he dado cuenta cada vez mas de las situaciones de descontento e insatisfacción personal que flota sobre la cabeza de cada uno de los que hoy formamos parte de nuestra avanzada sociedad. Me resulta curioso, e incomprensible hasta cierto punto, la manera en que nos sumergimos en nuestro trabajo como si prácticamente fuese lo único que da sentido a nuestra existencia, no considerando incluso que no es lo que mas nos satisface, lo que mas nos gusta hacer, relegando como secundario otras muchas cosas que si “aportan” mas o menos a la satisfacción y al orgullo de ser o de llegar a ser lo que de pequeño uno soñaba. Las relaciones con los demás se encuentran viciadas, consentidas o intransigentes por puro hastico, por una aburrida dinámica o por falta de ilusión según sea el caso. Estos cuestiones junto con la falta de expectativas, la falta de ventanas por las que lanzarse a volar como “Peter Panes”, hacen que nuestros esfuerzos y ánimos siguan direcciones, quizás, erróneas.

Cuando a uno le llega el momento de pararse a pensar en lo que merece la pena es triste no encontrar nada ni a nadie. A veces hasta resulta difícil reconocerse a uno mismo. No podemos, no sabemos, no nos enseñaron, no nos dejan, no queremos, no existe, ...cualquiera pueda ser el motivo del descontento, de la desilusión que hoy se comparte. La falsa felicidad, la sonrisa a veces forma parte del “marketing” que diariamente aplicamos para seguir en nuestro puesto delante de los demás, para “por lo menos seguir como hasta ahora”.

A pesar de lo dicho me reconozco cada vez menos pesimista. Son los “deberes” que me tengo marcado para el próximo curso



Leave a Reply

oscuroabismo. Con la tecnología de Blogger.