Campo da Barreira

Allariz es un lugar que conozco perfectamente. He paseado por sus calles, he disfrutado de buenos ratos moviéndome bajo la protección de su pasado histórico y de su orgulloso presente. 

Después de estacionar en Campo da Berreira comencé mi deambular por la Rua Nova, lugar donde se puede apreciar parte de la antigua muralla del castillo. Es el único tramo que se conserva y que hace pareja con un tradicional horreo. Después continue por el Camiño Socastelo, ya "dentro del castillo" para acabar dando vueltas por la Praza Campo dos Brancos, la cual esta frente a la Iglesia de San Esteban. En este lugar es donde se encontraba el castillo que mando construir Alfonso VI, el conquistador de Toledo.

Allariz B/N

Allariz B/N

Allariz B/N

Allariz B/N

Llegados a este punto es bueno recordar que la fundación de Allariz tuvo lugar en tiempos de los suevos, en el siglo VI fue cuando nace la comarca de Vila Alaricii. Con el paso del tiempo llegó a ser corte de diferentes reyes que viene a confirman a la villa de Allariz como cuna de numerosos reyes de la Reconquista. Como dije antes, fue el rey Alfonso VI "el bravo" quien ordena la construcción del Castillo y las murallas. Posteriormente Alfonso VII, en 1.153, le concede el fuero de realengo que la convierte en Villa Real. Es a partir de ese momento cuando Allariz se convierte en lugar de crianza, reposo y escala para los miembros de la realeza castellano-leonesa. Según Cid Rumbao, historiador local, en Allariz pudo haber nacido el futuro Fernando III el Santo. Lo que sí es cierto es que su hijo, Alfonso X el Sabio, compiló aquí sus célebres Cantigas y Sancho IV nombró a la villa “llave del Reino de Galicia”.

El ingeniero alaricano Francisco Conde-Valvís Fernández, gran amante de la arqueología, mostró en los años cincuenta del pasado siglo su teoría de que el castillo de Allariz no pudo estar en la colina llamada O Castelo porque solo hay rebajes para asentar cimentación de construcciones en la zona Este y no quedan restos del relleno de la muralla que no fueron utilizados después. Como la villa disponía de fuertes murallas, Conde Valvís decía que no era necesario levantar el castillo en la parte más alta sino que estaría dentro del recinto amurallado y en lo que hoy se llama O Castelo se ubicaría una atalaya. Actualmente, apenas se conservan restos del antiguo castillo y de sus murallas.

Allariz B/N

Allariz B/N

Después de disfrutar de las vistas del Rio Arroya comencé a descender hacia la Plaza Mayor, donde se encuentra la Iglesia de Santiado, por la Rúa Fonteiriña, una calle plagada de tiendas de ropa, el famoso "outlet" alaricano. Es preciso recordar que la villa de Allariz tiene una importante huella románica en todo el casco urbano, como son las iglesias de San Pedro, San Esteban y Santiago). 



Allariz

Allariz B/N


Allariz B/N


Allariz B/N

Es importante recordar la participación activa de Allariz en la Guerra Irmandiña, la mayor revuelta social que existió en Europa en el siglo XV, y que tuvo su origen en una situación de hambre, epidemias y el abuso por parte de la nobleza gallega sobre el pueblo llano. 

Entre los siglos XVI y XVII tiene lugar el florecimiento de numerosas casa palaciegas: casas de Amperio, casa Castro-Oxea, Pazo dos Enriquez, ... que asoman en las estrechas calles, muchas de las cuales albergan en la actualidad diferentes museos municipales como el del Juguete, del Cuero, y del Tejido. Durante ese tiempo también se colocan los cuatro cruceiros de la Villa, se funda el Pósito Agrícola (graneros, especialmente de trigo, con el objeto de abastecer de pan, especialmente en las épocas de carestía y de prestar grano a los labradores, tanto para la siembra como para el consumo en los meses de mayor escasez) y empiezan una serie de guerras con Portugal que continúan en el siglo XVIII durante la Guerra de Sucesión y que acabaría con la dinastía de los Habsburgo y permitía la llegada al trono español de los Borbones.

Durante este mismo siglo XVIII un incendio destruye parte del convento de Santa Clara, que posteriormente se reedifica. El siglo XIX comienza con la ocupación de las tropas napoleónicas (estuvieron acampados en el Monasterio de Santa Clara, antes de la batalla de Xinzo de Limia) y sigue con la desamortización de mediados de siglo que supuso el desmonte del castillo y acabó con la desaparición del puente de la “Zapateira” y buena parte de los tramos amurallados.

Allariz B/N

Allariz B/N


Como venía contando, llegue a la Iglesia de Santiago que como se indica en la web del municipio, está "situada en la Plaza Mayor, se inició hacia el 1119 es ejemplar fundamental del románico popular gallego. De nave única y ábside semicircular, conserva íntegramente su estructura primitiva. El famoso tramo semicircular da ábside es un triunfo de la decoración figurativa románica con arquería cien".

Después de rodearla, pase por la Praza de Abaixo, donde se encontraba la escuela de "La lengua de las mariposas", para comenzar a ascender la Rua do Portelo. Es en este lugar donde se encuentra el Museo del Juguete así como varios edificios de interesante arquitectura. Arriba de todo, me desvié a la izquierda, hacia la Plaza dos Mesones. En este lugar se encuentra la taberna "Roi Xordo"

Allariz B/N

Allariz B/N

Allariz B/N

Allariz B/N

Allariz B/N

Siguiendo la Rua de Ferreira  vuelvo al inicio de mi recorrido, frente a la Iglesia de San Esteban. De allí al coche hay unos pocos metros que suponen el fin de un recorrido que me regalo una bonita mañana de febrero. Antes me detuve a "escuchar el silencio" que ofrece uno de los sitios mas curiosos de la villa y que se encuentra tras el edificio del Registro de la Propiedad y que presenta unas preciosas fachada, un jardín sencillo y muy bonito y un bien conservado trozo de muralla. 

Otro dia volveré, para volver a pasear por la zona del Rio Arroya, por los locales que se asientan en sus orillas, volveré a pasear por sus otras muchas y estrechas callejuelas, volveré para tomarme un café, o mejor, un licor café. Volveré pues esta al lado de mi casa

Allariz B/N

Allariz B/N

Allariz B/N

Allariz B/N

Allariz B/N


Capilla de la Peregrina


Después de participar en la guerra de Troya, Teucro, el mejor de los arqueos aqueos, volvió a su hogar, a Salamina, donde su padre le impidió desembarcar por no haber vengado la muerte de su hermano Ayax. En su periplo, en su nuevo viaje por el mar, nuestro héroe arribó a las costas gallegas, fundando una colonia a la que llamó Helenos, la actual ciudad de Pontevedra

Yo no participé en ninguna guerra mitológica,  pero si puede arribar a Helenos. Fue unos días antes de acabar el 2016. Los días que pude disfrutarla, en concreto, los dos días que la visité, pude observar la belleza de un casco histórico que no tiene nada que envidiar a ninguno de los que existen en la comunidad gallega. Lo primero que uno nota al moverse por Pontevedra es la intensa labor de peatonalizacion y preservación que existen de sus calles, plazas y edificios. Todo esto se trasluce en un ritmo de vida pausado y tranquilo. Un autentico paraíso.

Después de aparcar el la Plaza de España, me dirigí por la Rua Michelena. Al fondo, me encontré de frente con la Capela da Peregrina. Esta capilla, símbolo del Camino de Santiago Portugués, tiene su origen en una imagen de la Virgen vestida de peregrina y que unos peregrinos franceses trajeron hasta la ciudad de Pontevedra

Esta iglesia, que se encuentra en pleno centro de la ciudad, es un edificio de estilo barroco, con algunos rasgos neoclásicos, dotado de una planta circular y con un curioso vestíbulo, presbiterio y fachada con forma de vieira. Aproveche para entrar y subir a la cúpula y comprobar si todavía sigo sin sufrir de vértigo. La fachada está rematada por dos torres a los lados y el acceso se hace a través de una escalinata en la que hay una fuente. Fue construida en 1778 por Antonio Souto.


Cúpula de la Capilla de la Peregina


Salí de la Peregina y me fui a tomar un café al Savoy en plena Praza da Ferreria. En este precioso local, aparte de poder tomar un agradable café se puede disfrutar de unas increíbles vistas de toda la plaza. Esta, que recibe su nombre de los antiguas forjas que había en sus soportales, constituye un amplia espacio abierto que incluye la Praza da Estrela y los jardines de Casto San Pedro. Allí también se encuentra el convento de San Francisco y la Capela da Peregrina, de la que hable antes.

Este lugar el centro neurálgico de la ciudad, lugar donde suele reunirse la gente a charlar o a tomar algo en la gran cantidad de terrazas que existen. 

Después de tomarme mi café y de pasear por la plaza disfrutando de las vistas, y esquivando el vuelo de las palomas, comencé mi paseo por Pontevedra. Me dirigí por la Rua Figueroa hasta la bellísima Praza Da Leña


Plaza de la Peregrina

Sin título

Praza da Estrela


La Praza da Leña es una pequeña plaza pero quizás uno de los sitios más bonitos de todo el casco histórico. Se trata de una plaza típica gallega,  de carácter popular,  plagada de mesas y sillas donde tomarse una cerveza, con soportales, galerías y edificios y casas con sillares de granito. Y en el centro de la plaza un cruceiro. Frente a ella, se encuentra el Edificio García Florez y el Edificio Castro Monteagudo, que es un pazo del siglo XVIII y que es la actual entrada principal al Museo de Pontevedra y que tiene en el lado sur un hermoso balcón sujeto con grandes calzones.



Praza da Leña

Sin título

Sin título


De ahi me dirigi a la Iglesia de San Bartolome, iglesia del colegio que los jesuitas poseyeron en la ciudad hasta 1767, año en que fueron expulsados de España. Su fachada está decorada con columnas, repisas y ventanas, y símbolos heráldicos de los Andrade, Arando y Guillarei. Posee un buen claustro y sus dependencias están ocupadas en parte por salas del museo. Posee interesantes retablos donde se dan cita piezas de gran calidad atribuidas a Pedro de Mena, Gregorio Fernández, Pedro de Campo, Bieito Silveira y Gambino, entre otros de la escuela compostelana y castellana. El edificio contiguo, llamado de Sarmiento, era la sede del Colegio


Sin título


Saliendo de la Iglesia me dirigía a otra preciosa plaza, la Praza de Pedreia un lugar rodeado de pazos urbanos entre los que destaca el Pazo de Mugartegui, un precioso ejemplo de la arquitectura urbana del barroco. Poco después llegue a la Plaza de Abastos y todos mis sentidos se pusieron en estado de alerta. Un espectáculo ver las vitrinas donde se exponen magnifico ejemplares de marisco y pescado. Realmente recomendable visitar este lugar


Sin título

Plaza Abastos Pontevedra


Salí de la Plaza de Abastos y continue un buen rato dando un agradable y tranquilo paseo por la Rua Cesar Bonete, la Rua Real, la Praza do Teucro, me acerqué hasta el Teatro Principal, ... y acabe mi paseo en la Praza Curros Enriquez en una terraza tomando una fría cerveza para completar una visita de lo mas sugestiva

Pontevedra rezuma tranquilidad y belleza en cada una de sus esquinas, Pontevedra es una ciudad amable con los suyos y con los que venimos de fuera, es una ciudad que se muestra generosa y se deja querer. Pontevedra es un lugar para vivir, para visitar, para volver 


Praza da Ferreria #pontrvedra




No logre escabullirme de una densa niebla hasta que deje atrás la villa de Celanova. Seguí la carretera que llevaba a Portugal, acompañando el discurrir del rio Limia. El espectáculo que muestra la Naturaleza en esa zona, en la Baixa Limia, resulta espectacular. Los verdes y azules lo dominan todo, la belleza de los montes, de los pueblos, la tranquilidad y la quietud que transmite ese lugar invita a volver una y mil veces 

El Parque Natural Baixa Limia, como la gran parte de las tierras de Ourense, es una zona granítica muy antigua, muy accidentada y regada por los ríos Limia y Cados así como multitud de torrentes y arroyos (los conocidos como "cortas") lo que aporta numerosos elementos para configurar un paisaje de increíble belleza

Como venia diciendo, en mi avance la mañana  ya se presentaba despejada, soleada y fresca. Después de dejar atrás la localidad de Bande, cabecera del municipio del mismo nombre, me decidí a visitar la Iglesia de Santa Comba. Llegue a ese pequeño pueblo, desierto a esa hora de la mañana. Aparque muy cerca de la iglesia y accedí a ella a través de una preciosa puerta y unas escaleras que descendían hacia el lugar donde se levantaba el templo. Aquel era un cuidado y reservado lugar. Estuve un buen rato dando vueltas alrededor del edificio disfrutando de sus formas ademas del sol y del silencio que allí reinaba

Esta iglesia fue concebida durante el Reino Suevo de Gallaecia, primer estado de Europa Occidental, y se ejecutó por canteros galaicos en el siglo VI,  durante el reinado de los Visigodos, posiblemente aprovechando restos de una anterior edificación de culto ancestral relacionada con las ninfas acuáticas o con Bandua (uno de los principales dioses de los Lusitanos y Galaicos, considerado el dios de la guerra y vinculado a la tradición céltica centroeuropea). La iglesia de Santa Comba, es la iglesia mas antigua de Galicia y es el primer edificio de la provincia de Ourense declarado monumento nacional en el año 1921. Parece ser que esta templo pudo formar parte de un antiguo cenobio o monasterio y comparte características con otras iglesias de la época, de las cuales en Galicia, actualmente no existe ninguna. Santa Comba llegó a convirtirse en un interesante centro de culto medieval, una parada obligada para los peregrinos que venían de Braga por el camino jacobeo hacia Compostela.

Es una iglesia de muros muy anchos en relación a su tamaño. Su planta es de cruz griega, aunque los brazos de la cruz no so iguales pues sobresale en plantilla cabecera y el pórtico de acceso. La cabecera es rectangular y esta iluminada por una ventana abierta a oriente. A ambos lados del transepto o nave transversal, tiene dos camaras, solamente accesibles desde la iglesia. Es una iglesia sencilla que presenta un espacio poco diáfano y muy compartimentado, lo que produce una sensación de misterio. A esta sensación contribuye la iluminación natural con ventanas pequeñas a diferentes niveles que recrean distintos ambientes, potenciados también por la diferencia de alturas entre las naves. Estas, todas ellas en ladrillo, presentan unas bóvedas de cajón, con excepción del crucero que esta cubierto con una bóveda de arista, lo que contribuye a marcar el centro simbólico de la iglesia.

Di varias vueltas alrededor del templo, me subi a los muros para tener mejores vistas, y porque tengo algo de cabra, estuve sentado en las escaleras de entrada dejando que el sol golpeara mi cara y el silencio me poseyera.





















Pasados uns minutos me levante y me dirigí al pórtico de entrada. Esta está formado por tres vanos, uno de ellos tapiado y donde se puede leer la siguiente inscripción: ESTA CAPILLA FVNDO Y DOTO GASPAR RODRIGUES DE ARVO I ABBAD DE SANTA COMBA ANNO, y debajo un escudo.

Bajando la vista y dirigiéndola hacia la puerta de la iglesia vi que habían una hoja pegada. En ella se indicaba un par de teléfonos al que se podía llamar si se quería visitar el interior. Llamé al fijo, varias veces, y nadie me contestó. En cambio, cuando llamé al movil, la voz de una señora apareció al otro lado. Le dije que "si no tenia inconveniente me gustaría ver el interior de la iglesia". La señora me contestó que no había problema alguno, pero que le diera diez minutos "que estaba acabando de tender una tina de ropa".

A los diez minutos aquella dispuesta señora, una vecina del pueblo, me abrió la puerta y pude acceder al interior de Santa Comba.




El interior, al contrario que ocurría fuera, se presentaba oscuro. Y cargado de cierto misterior. Era un sitio de reducido tamaño, donde se siente el peso de las gruesas paredes y en donde cobra protagonismo el altar, un pequeño altar, con su arco de herradura. El altar presenta un pequeño peralte y el arco no es tan cerrado como los que en épocas posteriores usaran los musulmanes. Es importante destacar la escasa decoración que tiene la iglesia, limitada a un sogueado (adornos en forma de cuerdas) y a los capiteles de las columnas que flanquean el altar. Estas se pusieron en una restauración que se llevo a cabo en el siglo IX. Dos de los capiteles se aprovecharon, uno de la época tardorromana y otro de la época de los visigodos y se añadieron otros dos en el momento de la restauración

El abside conserva pinturas de la segunda mitad del siglo XVI, restauradas en el año 2003, en las que se representan escenas religiosas. Preside la iglesia una talla de madera policromada de época barroca que representa a San Torcuato o San Trocado. Asimismo destaca la decoración visigoda de la mesa del altar, la celosía de mármol del altar, la imposta de racimos y hojas además de otros elementos romanos

En el interior de la iglesia se conserva un gran número de vestigios romanos -un ara romana que fue reutilizada como altar y un biliario romano situado el lado norte y que ahora cumple funciones de pila bautismal-. Así como un antiguo sepulcro de mármol, donde se cuenta que estuvo el cuerpo de San Torquato, uno de los primeros discípulos del Apóstol Santiago, antes de ser trasladado al Monasterio de Celanova. En este sarcófago de mármol blanco los devotos lo rascaban para llevar consigo, en las uñad, el polvo milagroso del santo

En el exterior, pude observar los cimientos de una antigua edificación relacionada con el monacato medieval, un pórtico añadido en el siglo XVII y la legendaria "Fonte dos Enamorados", a la cual la leyenda atribuye poderes para sellar el amor entre una pareja de novios.














Antes de despedirme de Santa Comba, me acerque a un libro, un libro de visitas, para dejar unas pequeña lineas agradeciendo el buen rato que acaba de pasar y lo mucho que me gusto el haber estado allí. Acabe de escribir y abandone  aquel lugar siendo consciente de que regresaría.
 


oscuroabismo. Con la tecnología de Blogger.