37 años tenía mi perro. Ya era un perro viejo. Ladraba a los pájaros., pero no era capaz de levantarse para correr tras de ellos. Ya tenía 37 años, muchos años para mi perro. Mi vecino me comentaba, cuando nos encontrábamos por las escaleras, porque no me deshacía de el , porque no lo sacrificaba, que era mejor que no sufriese. Yo solo le contestaba que era mi perro y como iba a matar yo a mi perro
...............................................................................................................................
Cuando me juntaba con mis amigos les comentaba que si que eran ya muchos años, 37 años con él, que los años no pasan en balde y que todo el mundo se hacia viejo. Les contestaba que es lo que querían que hiciese, que le tenia mucho aprecio, bueno, que le tenia mucho cariño. Les contaba la cantidad de cosas que pasamos, pues muchas eran las cosas y las horas que pasamos juntos, muchas risas y muchas charlas buscando enseñarle como hacer las cosas bien o simplemente para sentir su compañía. Ellos me decían, con un tono de solemnidad impropio de la pandilla, que el tiempo siempre pasa amarrándose a una parte del alma para llevarse un buen trozo y que cuando muchos de ellos faltan es mejor .... que si, que si, que tenéis toda la razón, les contestaba, pero que podía hacer. ¿Que seria de él si todas las noches no pudiese vestirse su roída y descolorida chaqueta para pasear, eh, que sería de él?



La ultima semana del pasado mes de julio mi mujer y yo coginos un avión y nos dirigimos hacia La Habana. Hacia ya unos años que queríamos visitar esta isla, y especialmente su capital antes de que sufra un cambio que creo resulta inevitable y más aun si consideramos la enfermedad de Fidel y que tuvo sus momentos más críticos poco después de nuestro regreso a España.

Nos encontramos con un lugar que para nada nos defraudó y que nos impactó tanto en el sentido bueno de la palabra, como en el sentido malo. Allí, mientras nos movíamos por sus calles, entre la gente, visitando los sitios mas conocidos y los mas intranscendentes a nivel turístico, pudimos disfrutar de una ciudad realmente bella, increíblemente bella, de unas gentes, a pesar de todo, felices y optimistas, unas gentes con un sentido y un gusto musical alucinante, vimos gente joven, mucha, que ayuda a creer que el futuro de Cuba puede ser mejor de lo que es, pero también vimos muchas carencias, mucha pobreza, ...

Estuvimos tres días en la Habana visitando la Habana Vieja, el Vedado, ... estuvimos en la Catedral y en su plaza, en el Capitolio, caminamos por la calle del Obispo, tomamos los famosos mojitos de la Bodeguita del Medio, escuchamos sones cubanos y paseamos por el Malecón con sol y con lluvia, vimos la Torre de Morro y soñamos cada vez que veíamos circular sus viejos “cacharros de colores”.

También estuvimos en Varadero cuatro días como dos turistas “turistas”, tomando el sol en sus playas, fuimos hasta Bahía Cochinos y nos movimos por la provincia de Matanzas.

Vimos muchas cosas que nos gustaron y dejamos de ver otras muchas que seguro también nos gustarían. Pues nada, tendremos que volver
.


Buceando por las turbulentas aguas de un mar que cada vez es mas extenso uno, a veces, encuentra cosas curiosas, interesantes, bonitas, repugnantes, cosas que te ayudan a comunicarte con otras persona, a conocer a otras personas, sitios, hechos, ....todo lo que uno pueda casi imaginar (o incluso que cosas que nunca me imagine). Pues a lo que iba, el caso es que me encontré con la web del Departamento de Justicia de Texas, donde de un modo totalmente frío, impersonal, con un distanciamiento inhumano, con un “enfermo sentido aséptico” de realizar las cosas se muestran diversos datos de los reos sentenciados a muerte en este estado y que se encuentran o pasaron por el “corredor de la muerte”.

Dicha web muestra datos como la edad, raza, sexo de los sentenciados, que tipo de delitos cometieron, el tiempo que llevan recluidos en ese “corredor”,... pero también las ultimas palabras, las declaraciones, las lamentaciones, los ruegos, las oraciones, las maledicencias de los presos. O cuanto cuesta una ejecución, cuanto cuesta una inyección letal, cual fue la ultima comida, etc., etc., etc.

Me resulta repugnante el tiempo y la “profesionalidad” a la hora de realizar inventario, como se contabiliza todo lo que rodea a estas personas, sus palabras, sus últimos momentos, sus años, ... y para nada se piense que se trata de personas, delincuentes, pero personas. Me resulta impresentable que a estas alturas todavía haya sitios donde la vida, algunas vidas, no tengan valor. Bueno igual, se valoran mediante los datos estadísticos de “webstats4U”: cuantas mas visitas, mas vale un reo.

Todo llegará

Farley Charles Matchett: Última persona ejecutada en el estado de Texas

Posted in

En estos últimos días una plaga nos rodea, mientras se lleva el color verde de nuestros montes dejando en su lugar montones de cenizas, cenizas negras como evidencia clara de una inoperancia política, de unos míseros intereses económicos, como muestra de una falta de interés por lo que nos es propio y nos identifica.
El fuego que quema nuestros montes no es mas que la consecuencia de la falta de previsión, de la inoperancia de este y del anterior gobierno, de la obtencion de un mayor resultado económico obtenido por la destrucción que por alcanzar que nuestra naturaleza llegue a generaciones futuras tal como siempre han sido. Creo que esta el mente de todos los gallegos que el fuego lo producen unos criminales a los que la ley, e incluso a veces la propia sociedad, no considera como tales y que no son mas que el ultimo eslabón de una maquinaria cuyos fines siempre se miden en resultados económicos a corto y medio plazo.
Me pregunto si no es “relativamente sencillo” seguir la senda de un dinero manchado de un color negro y que huele, por lo menos, a bosques y montes quemados. Si no es cuestion de querer o no querer acabar con esta lacra que todos los veranos aborda nuestros montes. Quizas la cuestion sea esa aptitud la que impide que podamos olvidarnos durante al menos un solo verano de que el fuego no hace juego con la playa, el sol, la buena comida, los magnificos paisajes, la gente de los pueblos y los pueblos, los paseos y las siestas, las partidas en el bar y las charlas en las plazas,....
Vagamente, por lo poco que supone, exigo no tener que mirar y ver solo un vergonzoso color negro y unas llamas que se comen nuestro entorno, ..., exigo que pueda vivir en una Galicia que no se la desnude de esta manera tan vergonzosa. De manera silenciosamente vergonzosa.



Cuando, ya hace años, en clases de filosófica estudie la ética creo recordar que este era, dentro del global de la Filosofía, el camino que cada uno tenia para saber lo que considerábamos como bueno, lo que era bueno y correcto partiendo de un punto de vista basado en la libertad y en la racionalidad. Sin embargo, a veces, lo que me gustaría saber mejor es como casar conceptos como la ética y la amistad, la ética y el cariño, la ética y la obligación, la obligación y la amistad,……


Mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras,......................, una verdad,............ mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras,...................

..........................................................
Oye tío, el otro día me engañaste?
Yo, pero de que me hablas
Si, del otro dia, cuando nos vimos, cuando te pregunté por eso que tu y yo sabemos, ...me dijiste una cosa que me resulto extraña, pero que siendo como somos amigos, no dudé de su veracidad. Pero resulta que hablando, mientras tomaba café, con fulanito de tal me dijo que eso era imposible, que me estabas engañando,....
Pero tío, como te voy a engañar yo a ti si nos conocemos desde pequeños, si somos amigos....
Eso fue lo que le dije yo, pero el me apostó lo que fuera a que me engañabas
Mira dile a tu amigo,....
No, si ya no le hice caso, y si tu me aseguras que es asi es que es asi
Joder tío, la gente no se meterá en sus asuntos y dejará de liarla
Si
Bueno quieres otra caña
Venga
.........................................................

Mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras,......................, una verdad,............ mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras, mentiras,...................


Nunca presumí de tener buena memoria, la verdad es que mi memoria es realmente mala. Si a esa deficiencia se junta las "virtudes" del despite y la poca paciencia, pues el resultado es lo más apropiada para lograr abonar una campo donde sea dificil que broten momentos, vivencias, sensaciones,... de tiempos pasados. De todas maneras resulta curioso, como se muestra en algún anuncio televisivo, la presencia de algunos botones o interruptores que poseemos y que hacen que se nos enciendan luces que permiten enfocar retales perdidos de otros días, de días pasados, de días donde eramos lo que ahora no somos, ... más jovenes.

Este rollo viene a que hace unos dias, cuando fui a beber un poco de agua, en la nevera lo unico frío que había era una pequeña botella de gaseosa. Pues nada, me decidi por la fria y burbujeante bebida, y al poco me volví a los diez años cuando a escondidas, en casa de mis padres, saboreaba la sabrosa "Pitusa" que acababa haciendome llorar, ...de placer. Esas burbujas me llevaron a otro sitio, a otra cocina, a otra nevera, ...pero tambien a otras sensaciones y otras querencias.

Lo que rememoré gracias a ese trago de gaseosa, tambien me ocurre con otras cosas, con otras sensaciones: la rodaja de un pan que ya hace años se untada de nocilla y que merendaba sentado junto a una mesa de formica verde mientras mi madre fregaba los platos, la visita a la iglesia donde aun oigo, las pocas veces que voy, la voz de mi abuelo Manuel invitandome a cantar -"... canta, canta tí tamen..."-, el olor de la hierba de los caminos, caminos por donde corriamos hermanos y primos, el olor de un champu que me acompañó al norte de Portugal cuando acabada la carrera nos fuimos unos cuantos amigos, los huevos y las patatas fritas freidos en la cocina de leña, el humedo y frio que sufrian mis pies por los reconditos campos de la tercera y segunda regional, las meriendas de los domingos por las tardes en los hostales que habia al borde de aquellas antiguas carreteras nacionales, las carreras a la salida de misa, con un par de duros en las manos, para llegar cuanto antes a una tienda que igualmente te vendía unos caramelos y unos "palotes" que te servía una copa de brandy o que te vendía una paquete de arroz,...

Y eso que mi memoria es un desastre.



Esta reciente el final de un año y el comienzo de otro. Es momento en las empresas de realizar el tradicional inventario. Aprovechando esta fiebre contadora o contabilizadora de lo que existe en cada uno de los correspondientes almacenes, de lo que había, de lo que se compró y no se vendió, de lo que quedó, del valor de todo,... me he parado a pensar si no seria conveniente que hiciese mi propio recuento. No debería, quizás, “cerrar” un par de días el chiringuito y analizar mi stock?.

Podría llegar, perdón, tendría que llegar a ciertas conclusiones a fin de realizar un cierre contable como el dios PGC así lo manda. Sin duda tendría que listar los artículos de mi almacén y comprobar si concuerda con la realidad: si tengo lo que en los papeles indica que tengo, si ha sufrido una considerable depreciación, por lo que debería dotar un fondo o una provisión para cubrir esa perdida de valores, ejem, quiero decir valor, de porque llegaron a mi almacén algunas cosas sin haber analizado previamente su posible venta, o su falta de salida, porque tengo tanto de unas cosas y falta de tantas otras, cual es el mínimo recomendable para no correr el riesgo de una ruptura de stock, como valoro mis existencias, por el valor puro y duro de adquisición, por un valor añadido,....

Lo que estoy seguro es que al final entre lo que tenía, lo que adquirí, lo que vendí y lo que tengo sabré lo que podré ofrecer mañana y como deberé gestionar mi almacén



oscuroabismo. Con la tecnología de Blogger.