Durante estos días han sido publicados y comentados una serie de cuestiones y hechos que me han llegado a plantear si realmente no estaremos construyendo un mundo sobre unos cimientos poco sólidos, unos cimientos débiles y frágiles. Los valores que priman en la mayoría de los planteamientos de un grupo, de un individuo, de un país están siempre pasados por el tamiz del dinero. Únicamente me remito a señalar una cuestión que creo que cada vez es más palpable, un “valor” al que cada vez es mas difícil no considerar como “amo del cotarro” (salarios injustos, hipotecas eternas, consumo desmesurado, reparto injusto de los bienes,…). Supongo que como seres sociales que somos es imposible escapar de la influencia que la sociedad tiene sobre cada unos de los jugadores que formamos el equipo, sin embargo a veces me paro a pensar si no estaremos utilizando como única medida de las cosas el dinero, que pasa con otras magnitudes como el orgullo bien entendido, la solidaridad, el respecto, la amistad, la dignidad, la honradez, …y otras mas fáciles de percibir como pueden ser la simple sonrisa del que tenemos enfrente, el placido dormir de un niño o la tranquilidad de una tarde de domingo entre amigos, etc.

Hace unos meses estuve en Egipto, en Giza, y más concretamente en la zona donde se ubica la Esfinge, la cual se encuentra totalmente vallada en todo su perímetro. Pude observar una escena que me resulto triste, comprensiblemente triste quizás. El caso es que allí debíamos estar unos cuantos de cientos de turistas embobados mirando hacia la esfinge mientras a nuestras espaldas asomaban entre los barrotes los pequeños brazos de unos cuantos críos ofreciendo sus mercancías a cambio de unas pocas monedas para poder seguir tirando. Puede hasta ser bastante comprensible que nuestras miradas se dirigiesen más hacia un lado que hacia el otro (coño, no pagamos para ver esas cosas!!!), lo que si es más jodido es que incluso nuestro corazones también dirigiesen sus ojos en la misma dirección, a fin de cuentas ¿Cuántas veces más veríamos en nuestra vida la magnifica Esfinge?, ¿acaso no nos hartaríamos de ver por las calles de nuestra ciudad a niños como aquellos?.........quizás tendría que plantearme algunas cosas.


Leave a Reply

oscuroabismo. Con la tecnología de Blogger.