Un día a la semana tenemos partido. Estamos casi finalizando la primera vuelta de la liga regular y vamos segundos con claras opciones de lograr alcanzar la primera posición. Hoy era uno de esos días en que teníamos partido, el partido de futbol. Era a las 8:00 de la tarde. Corriendo llegue al pabellón donde la mayoria del equipo estaba ya cambiado y calentando en la cancha. No lo dije antes pero jugamos en una cancha porque somos un equipo de "futbito", vale. Lo que iba diciendo, estaban calentando así que yo era el último en llegar, el último en cambiarme y, por tanto, el primero en sentarme en el banquillo. No pasaba nada, todos somos compañeros, todos formamos parte de un mismo equipo y todos somos importantes.

El caso es que aunque la clasificación indicaba que nuestro rival era claramente inferior hay que considerar que hoy en día cualquier equipo puede darte un susto así que el mister gritaba desde el banquillo que moviéramos rápido la pelota -"tocamos y nos desmarcamos, tocamos y nos desmarcamos,...que corra el balón, joder...- y en esa estábamos uno pivotando detrás de la defensa quieto para que no notasen mucho que estaba allí, otro corriendo como un loco y dos, los dos de atrás regateandose a si mismos, para despistar y para que quedara claro que técnica, técnica nos sobraba,....bueno, nos sobraba hasta que se perdía el balón y y había que correr y eso....eso es para otro tipo de jugadores pues, como en la vida, hay diferencias y unos serán peones y otros arquitectos.

A los diez minutos comenzaron el carrusel de cambios "entra tu haber si pones algo de orden", decía el mister a uno de mis compañeros que miraba con tensión a la cancha. Fue entrar y en una buena combinación ...de malos entendidos dejo la pelota a los pies del recién salido al campo y.... "Gooooooooool", un gol que inaguró el marcador, fue el primer tanto en para subir a nuestro casillero 

Ese fue el 1-0 y dio paso a más goles y los primeros piques de los contrarios que no acababan de digerir que algunos tenían maneras "zidanistas" de tocar el balón, no entendías los pases de tacón al arbitro que estaba en la banda, ni la elegante manera de aguantar el balón hasta que tenias a dos contrarios encima y pretendías dar el paso del siglo, fallando "10 de cada 5 veces". Incluso se enfadaban por que uno gritase y se revolviese en el suelo con cara de dolor agarrandose el tobillo cuando, los muy desgraciados, te empujaban por la espalda,..."joder vaya tropa".

Bueno el caso es que el partido se desarrolló por estos derroteros, es decir jugando al ..17 toque, con desmarques incomprensibles, digo yo, porque era más bien raro que te pasasen un puto balón, con esprintes de 3 metros, ...aún así marcamos el 2-0, el 3-0 y, el definitivo 4-0 final que hacia justicia a los méritos del equipo

Exahustos y contentos nos fuimos al vestuario por haber defendido con honor la camiseta de nuestro equipo, el equipo en el que desde pequeñito siempre quise jugar...y que ahora con los años nos da la oportunidad de mostrar al mundo nuestro talento en el "futbito"


One Comment

oscuroabismo. Con la tecnología de Blogger.