Vaya menudas horas, y yo aquí delante del cacharro este. Mañana tengo que madrugar. Me levantaré para afeitarme y cortarme el pelo. El desayuno le miraré con cara de pena para que no se ofenda por la falta de atención que cualquier desayuno de fin de semana se merece. Que le vamos hacer. La cría dormirá a esas horas, espero.

Mi mujer nos dejará, al corredor y a la bella durmiente, y se ira a la peluquería mientras tomo las riendas de casa. Haré la cama, recogeré un poco y prepararé la ropa. La niña seguirá durmiendo, espero. Me ducharé y limpiare el baño.

"Papa, papaíto,...". Vaya la niña despertará. Corriendo me meteré en la cama con ella y la comeré a besos, le haré cosquillas y haré un poco el tonto que para eso tengo carnet del club. Le calentaré la leche y se tomará, ella sola, el biberón. Todavía no habrá regresado de la peluquería la otra chica de la casa. Nos pondremos unos vaqueros, o un chandal y bajaremos a la calle. Tenemos que recoger el coche que ayer quedó a limpiar, a lavar, y que buena falta le hacia al pobre, en un taller que hay no muy lejos de casa.

Cuando regresemos a casa la "peinada" ya estará de vuelta. La comeremos a besos, nos dirá que dejemos de hacer el tonto y que nos vistamos que es tarde. Jugaré con la niña antes y mientras la cambio. La pondré el vestidito de fiesta, con sus puntillitas, sus calcetines de "perlé", su capota, que me tirará protestando al suelo antes de que yo desista de su coronación y posponga para mas adelante el momento de colocárselo. La dejaré y comenzaré a ponerme el traje, joder para el nudo de la corbata. "Bueno, ya está, y eso que pensé que nunca lo haría". Debo confesar que ella me ayudará, quiero decir que las dos me ayudarán

Correré detrás de la niña, la agarraré y le diré que nos vamos de fiesta y que vamos a ver a la prima, y a los tíos, y a los abuelos,... y al perro. Abrirá los ojos y me dirá "que bueno, que vale". Se dejará que la acabe de vestir.

Giraré la cabeza y mujer ya estará detrás diciendo que dejemos de hacer tanto el tonto y que nos movamos.

Nos perfumaremos, nos colocaremos un poquito delante del espejo y bajaremos hacia el coche. Creo que no nos olvidaremos de nada: el carro de la niña, los pañales de la niña, la comida de la niña, los juguetes de la niña, los cuentos de la niña,..... de la niña, y las llaves.

Subiremos al coche y arrancaremos. Nos iremos contentos a la fiesta. Nos iremos porque mañana se casa la "tía Maina", sabes cariño, hoy se casa la "tía Maina".

La niña me mirará con cara de este tío está tonto mientras apoyara los pies en el respaldo del asiento delantero e intentará quitarse la molesta capota.



Nos acababan de servir los cafés y una infusión a los tres. Estábamos sentados al fondo de la cafetería y ella sonreía mientras miraba hacia la puerta de la entrada, mientras nos escuchaba, todavía sin acabar de asimilar lo que pocos minutos antes le habían comunicado en la empresa. Había sido despedida. En ese momento entraron más compañeros que después de pedir su consumición se fueron sentando alrededor de la mesa. Hacia diez minutos que habíamos terminado la jornada, hacia diez minutos que le habían entregado la carta de despido con un mísero talón sujeto con un clip a modo de gratificación por los veinte años de servicio. "Esto ya me lo esperaba", dijo al rato. "Me lo esperaba después de lo ocurrido hace unos meses, me lo esperaba pues mi trabajo y mi dedicación no era ni por asomo comparable con la poca simpatía que hacia mi tenían".

Son casi una veintena de años los dedicados a un trabajo con profesionalidad, honestidad y siempre con una sonrisa, son cantidad de experiencias, de esfuerzos, de luchas por su puesto de trabajo y por la empresa para no ser considerados con un mínimo de respecto, el respecto que se merecía como para no haber utilizado como excusa, una excusa cobarde, el hecho de que "hay que reducir personal". Esta, no es más que una burda coartada tras la cual se esconden años de malas decisiones, de una prepotencia absurda y de una conducta alejada completamente de la realidad. Y esa misma falta de ideas y de un plan les lleva ahora a tomar los caminos menos apropiados, a tomar decisiones increíbles, decisiones inútiles, decisiones vergonzosas.

"Me mandó subir. Yo ya supuse que nada bueno me esperaba, bueno esto es lo que me esperaba", dijo mientras tomaba su infusión. A mi se me revolvía el estómago pensando en la manera como estaban gestionando su empresa estos empresarios que no han sabido crecer con el mundo que tenemos, ni han querido aprender de él. Para que, si ya saben todo lo que hay que saber. Me dolía ver como se agradece la labor de un trabajador que ha cumplido perfectamente con las órdenes que le daban, y tomando la iniciativa cuando no lo sabían hacer, renunciando en multitud de ocasiones a sus propios derechos y como esta renuncia ha sido pagada de una manera tan ruin, tan injusta.

Lamentamos cada uno de los que la acompañábamos el hecho de estar allí, nos quejamos del desastre que nos rodeaba y del gobierno que sufrimos durante nuestro jornada de trabajo. Pero quizás sea la pantomima que están montando como solución lo que más nos enrabia a todos. Eso y el hecho de que ella no vaya a estar en su lugar de trabajo bromeando, riéndose, siguiendo las coñas de los técnicos mientras los atiende con rapidez y con eficacia. Una rapidez y una eficacia que solo la ven los que miran, y los que saben. Echaremos de menos a una compañera a la que no se trató como debía, a la que únicamente se la pusieron zancadillas y no la dejaron trabajar, a la que no dejaron vivir.

Me viene a la cabeza cuando esos que la despidieron se lamentaban diciendo que si los políticos son unos inútiles, que si los bancos y los banqueros son unos desgraciados y que si con la cantidad de morosos que deambulan por ahi es difícil tirar de la empresa hacia delante. Estoy completamente de acuerdo, como también opino que sin personal de valía, sin buenos trabajadores y sin una pizca de decencia la cuestión aun se vuelve más jodidamente complicado.

Nos fuimos hacia nuestros coches, despidiendonos y deseandole lo mejor. Nos fuimos animandola y dolidos por no tenerla mañana. Un mañana que será peor

* Porque veces las cosas son así y no son así


Habitualmente suelo pasearme por flickr.com para disfrutar de la fotografía, en general, y del trabajo de fotógrafos profesionales o aficionados a este arte, en particular. Uno se encuentra normalmente con imagenes interesantes, con ideas para experimentar y con alguna con otra sorpresa (para bien y para mal). Ahora bien, lo que si resulta evidente es la creatividad y los caminos tan diferentes que siguen cada uno de los que por allí deambulan.

Otra cosa que uno también puede observar y que si me esta llamando la atención es que ultimamente la mayoria de las imagenes que más sujetan a la pantalla del ordenador tienen como autores a mujeres. No quiero que se me entienda mal, ni que se revista de un sentido extraño a mis palabras. Unicamente es un comentario, un apunte "estadístico". Y como prueba de lo que digo ahi dejo estas fotografías y el nombre de sus autoras

Rebekka Guoleifsdónttir

Miss Aniela

Bogna Kuczerawy

Sara Lissy

Carmen González

Rosie Hardy


Hace unos horas tuvo lugar un encuentro entre el presidente del gobierno, Jose Luis Rodríguez Zapatero, con el secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, y de UGT, Cándido Méndez para tratar el plan de ajuste del gasto social y las medias contra el déficit planteadas ayer en el Congreso. Las conclusiones ante tales medidas así como la respuesta de las organizaciones sindicales consisten en plantarle en toda la cara a Zapatero un escenario de movilizaciones, como se ha empezado a convocar en el sector publico, y que podría desembocar en una huelga general a la vez que obstaculizar de manera irremediable un acuerdo en la reforma laboral.

Esta era una de las noticias del día y sigo sin dejar de sorprenderme por lo esperpéntico que resulta nuestro país. Esperpéntico y lamentable resulta que ahora cuando si o si el ejecutivo español no le queda más remedio que hacer algo ante la gravedad de la situación económica del país estos dos "personajes" que durante estos últimos dos años han indicado a ZP lo que habría o no habría que hacer a nivel económico y laboral, que han formado parte del fracaso económico de España y han liquidado el poco prestigio que les quedaba a los sindicatos, pues resulta se erigen como defensores de los derechos de los mas débiles.

Estos dos "fulanos" que, cobrando millones y millones a traves de las subvenciones otorgadas por el gobierno, se ha desentendido de la situadion de paro creciente, del aumento de la precariedad de los contratos de trabajo, de las nulas expectavias laborales, en parte debio a su incapacidad para llegar a un acuerdo dentro del ambito laboral con otros inÚtiles como son los señores de la CEOE, pretenden ahora que les apoyemos en sus movilizaciones.

Entiendo que las medidas de reducción de sueldo de funcionarios no sea de su agrado y que se remuevan nerviosos en sus asientos rechinando los dientes y acordandose de la madre de ZP. Pero no entiendo que pretendan que la sociedad considere estas medidas como su fuese una afrenta de gigantescas dimensiones, cuando hay 4 millones largos de parados sin apenas esperanzas de mejorar su situacion en un futuro, cuando hay gente que para seguir con su trabajo ha tenido que firmar una congelacion e incluso una reduccion de su sueldo, o gente que ha dejado de cobrar horas extras y seguir haciendolas.

Desde luego no deseo mal a nadie, pero creo que resulta claro y evidente es que en nuestro pais sobre parte del sector publico. Y con ello me refiero a algunos organismos oficiales llámense ministerios, consejerias, Diputaciones, o llámense asesores, altos cargos o funcionarios de a pie.

Junto con ello también sobran los bajos niveles de rendimiento y productividad como cuando hay 10 personas para gestionarte un papel y este llega tarde y acompañado de una mala cara, que manda cojones (esto me paso a mi hoy por la mañana en una delegación de Industria)

Todo esto se llama gestión y organización. Y por aquí ultimamente no se le ve mucho el pelo. Ah!, y para seguir así los señores de los sindicatos conmigo que no cuenten, seguramente me estaré tomando un café ... o trabajando


Resulta poco menos que curioso, y no quiero entrar en otro tipo de valoraciones, cuando se mira y se escucha al Sr. Zapatero en estos dos vídeos. El primero corresponde a un mitin con los simpatizantes del PSOE el pasado 21 de febrero (ZP) y el segundo a su intervención en el Congreso de los Diputados (Zapatero), durante el día de ayer, para explicar (¿?) sus medidas contra el déficit:

21-Febrero-2010

video

12-Mayo-2010

video

Es legítimo, cuando uno expone su opinión, pretender que los demás la entendamos, y si fuese posible la compartamos. Lo que si resulta difícil, por no decir imposible, es esperar lo mismo exponiendo o argumentando dos discursos radicalmente distintos, y mucho menos con tan poca diferencia en el tiempo como para que la gente no haya perdido del todo la memoria de lo visto y oído.

Esto es un ejemplo claro de contradiccion, de falta de ideas, de falsas poses y de una tener una ideología vacía. Si a esto añadimos la poca capacidad y la falta de un liderazgo para ver lo que ocurre y actuar en consecuencia, pues estamos donde estamos


Digo yo que ya esta bien de tomarnos el pelo. Vamos, digo yo

APUNTE: Hoy un amigo, una persona con criterio, me manda estos dos enlaces (enlace 1 y enlace 2) y que desde aquí comparto.


Hacia ya unos cuantos años de los enfrentamientos entre Blancanieves y su madrasta, la reina. Apenas recordaba su huida al bosque y como había acabado en la casa de los siete enanitos. El sabor de la manzana envenenada ya se habia disipado de su boca a igual que el beso del principe. Este resultó ser más bien un vulgar sapo que el sucesor de un rey y las perdices que ambos iban a compartir se le empezaron a atragantar al día siguiente de su fastuosa y real boda. Hacia ya un par de años que lo habia mandado a la mierda junto con sus amiguitos de cacerias de zorros y de zorras.

Blancanieves habia regresado junto a los enanitos con una par de crios malcriados, dos joyas principescas. Fue en esa misma casa donde ella y sus anfitriones decidieron apostar por la mina, la mina de diamantes, y por las posibilidades empresariales de esta. Con el tiempo y el trabajo de todos ellos la mina llegó a ser una referencia en el mercado de las extracciones de piedras preciosas. Prácticamente tenian el cien por cien de la cuota del mercado. Todos los reyes y reinas, todos los principes y princesas llevaban engarzadas diamantes, esmeraldas, rubies ... en sus coronas, en sus collares y pulseras, en sus cetros. Todos ellos formaban parte de una amplia y selecta cartera de clientes de "Blancanieves y los siete s.l.".

La empresa funciaba bien, lo suficientemente bien como para que Blancanieves fuera prestando más atención a otras historias y otros cuentos, a la vez que atendía a sus vastagos colmandolos de todo tipo de bienes. Los niños compartian sus juegos y sus estudios con los hijos de Cenicienta y del Principe Valiente, iban de vacaciones a complejos hoteleros de la Isla del Tesoro, estudiaban en el "Merlin School". Como iba diciendo, la mina generaba lo suficiente como para no tener que preocuparse de nada. Funcionaba sola y sus beneficios se aprovechaban para hacer inversiones en otro tipo de cuentos. Blancanieves decidió invertir su dinero en el País de Nunca Jamás, un país donde nunca jamás consiguió nada, también invirtió en cuentos de última tecnología sin preocuparse en enteder antes ese mundo. Mientras tanto la mina seguía dando sus frutos, seguía siendo un negocio verdaderamente rentable, primero por la cantidad de riqueza que esta almacenaba como por la dedicación, el tiempo y el trabajo de los 7 enanitos.
Asi fueron pasando los años, y con con el discurrir del tiempo fueron aparecieron otras minas y otros heroes. Blancanieves decidió que sus niños continuasen con la mina, que fuesen ellos los responsables de la dirección. Total para ser protagonista de un cuento como este tampoco hacia falta mucho. Ella estaba más interesada en dar conferencias sobre la monarquia y los cuentos o sobre la nuevas tendencias infantiles o sobre las competencia del los videojuegos, etc., etc. Los niños, los nuevos dueños de la empresa, también tenían sus intereses, sus prioridades y sus preferencias. Eso si, ninguna de ellas tenían nada que ver con la mina. De esta, sólo les interesaba que los "siete" trabajasen un poquito más para ganar más, nunca se preocuparon de mejorar las deficiencias de las galerias, ni se preocuparon en adquirir nuevos y mejores medios para la extraccion del mineral, decían que el pico y la pala siempre funcionaron y no tendrian porque dejar de hacerlo, prescindieron del enanito "gruñón" por su conocido mal carácter y del enanito "mudito" por su falta de comunicación. Ficharon a unos cuantos personajes, aunque estos salieran de cuentos de miedo y de serie negra. Ninguno de estos aportó nada a la empresa. Unos aprovechaban para llevarse a escondidas parte de mineral, otros daban miles de vueltas por la mina buscando la oscuridad de las galerias para dormir, otros no eran capaces de diferenciar un diamante de un trozo de cristal de una botella de gaseosa rota,...

Todo esto llevó a que de los siete enanitos que siempre hubo en esta mina, en este cuento, sólo quedasen tres. Tres que trabajan y muchos otros que no lo hacían y que todos los dias entraban y salian. Salian para rara vez volver a entrar. Mientras esto ocurria otras minas como las "Minas del Rey Salomón" habian cuidado de sus trabajadores y de sus clientes, habian mejorado sus medios y la propia mina. "Gruñon" era ahora el responsable de operaciones desde que habia dejado a Blancanieves y habia utilizado su experiencia y sabiduria para hacer más rentable la explotacion. El mineral que de alli salia no solo acababa en manos de grandes reyes, también adornaba los cuellos, manos y cabezas de otras gentes más humildes y con menos titulos, de alli salian la materia prima para los nuevos productos del nuevo mundo, un mundo más avanzado y que creia menos en cuentos.

Blancanieves cuando se dio cuenta de la situacion de su mina y de sus enanitos, tomó de nuevo las riendas del cuento, lo que pasó es que faltaban enanitos, faltaban reyes, faltaban príncipes, faltaba ilusión. Y ya se sabe que sin ilusión ningún cuento tiene gracia.



oscuroabismo. Con la tecnología de Blogger.