Aprovechando que los últimos días de vacaciones el tiempo mejoró considerablemente (para mi gusto demasiado calor) me he dedicado a realizar una serie de fotografías en formato panorámico. Las tres anteriores corresponden a distintas zonas cercanas a la localidad coruñesa de Boiro. La primera esuna imagen nocturna de la localidad de Escarabote vista desde la playa de Barraña, la segunda es una visión de la Ría de Arousa desde el Castro Barbudo y la última es el  tramo final del ascenso al alto de la Curota. 


Hoy en “Fugas”, el suplemento de ocio de La Voz de Galicia, se plantea a unos cuantos músicos gallegos, nueve personajes de la escena musical gallega pasada y presente, de quien se siente fans, cuales son sus referencias musicales y cual es el disco que marco sus carreras profesionales. Las respuestas son variadas: Miguel Costas (Siniestro Total) escoge “24 Carat Purple” de Deep Purple, Nacho Mora (Meu) elige “¿Cuándo se come aquí?” de, curiosamente, Siniestro Total, la orensana Cristina Pato muestra su interés por la brasileña Marisa Monte y su disco “Verde Anil Amarelo, el lider de Luar Na Lubre", Bieito Romero se decanta por “Live in Bublin” del, en su tiempo, innovador Alan Stivell, Silvia Superstar reconoce su admiración por todos los discos de Los Ramones y en especial el “Rocket to Russia”, Rodrigo Caamaño (Triangulo de amor Bizarro) declara haber redescubierto a Franco Battiato y su “Nómadas”, muy popular en España a finales de los 80, el trabajo de The Cure titulado “Disisntegration” fue un punto de partida para el cantante y guitarrista de Nadadora, Gonzalo Abalo y, por ultimo, Victor Coyote (Los Coyotes) muestra su admiración por Profesor Longhair y su disco “Rock n’roll Gumbo”.

Estas mismas preguntas me las hice a mi mismo. Durante ya hace unos cuantos años la música ha sido una de mis debilidades, admiro sobremanera a la gente que es capaz de crear y de interpretar una canción. A lo largo del tiempo he escuchado las músicas mas variadas: empecé escuchando lo que las radio formulas presentaban (cosas de la niñez), tuve una época para el heavy, después conocí los orígenes del rock, el blues, el soul, y sus posteriores variaciones, llegue al jazz y a sus variantes, admirando profundamente a gente como Miles Davis, escuche a los grandes de la movida española de los 80, a las grandes bandas de los 60 y 70: los Rolling, The Beatles, Eric Clapton, Deep Purple, Led Zeppelín,…escuche musicas tradicionales de mi tierra y de otras, me asombré con las fusiones que iban surgiendo, el flamenco, llegue a los genios de la música clásica y a grandes de la música contemporánea, a la música de cine, a la música electrónica, etc, etc. Lo bueno es que todavia me siguen sorprendido (cada vez menos, tambien es verdad) algunos músicos y algunas músicas.

Pero para llegar a esto recuerdo que allá por 1984, logre ahorrar 950 pesetas y me pude comprar el Thriller de Michael Jackson. Un casete que escuché y volvía a escuchar ininterrumpidamente meses. Para mi fue una mavarillosa aventura descubrir y poder disfruar de “Wanna be startin’ somethin”, de “Thriller”, de “Human Nature”, de todas y cada una de las piezas que forman este trabajo, …. pero sobre todo de la excepcional “Billie Jean”.

Fueron 950 pesetas magníficamente gastadas, gastadas en un increíble disco que me acercó a la música, a toda ella



Ayer estuve en Boiro. El día era bastante desapacible debido a que unas negras nubes amenazaban continuamente en dejar caer sobre nosotros la lluvia y por un frío que se volvía más presente debido a la humedad que proporciona el cercano mar. De todos modos salimos a pasear y a tomar un café caliente en algun local del centro del pueblo, o eso o morirse de aburrimiento. Estuvimos dando vueltas sin rumbo alguno, mirando escaparates (es triste ver como los anuncios de "se vende" y "se alquila" también llegan a pueblos como este), entrando el algún que otro comercio para hacer alguna pequeña compra o para preguntar o probar alguna pieza de ropa. Todo esto estaba adornado por un tono gris, más propio de  un día del mes de febrero que de un mes de mayo.

Fue paseando  por la calle de Pablo Iglesias cuando nos llamo la atención como había ciertas tapas del alcantarillado, no todas aunque si bastantes de ellas, que estaban pintadas. No se cual fué la razón de ello: iniciativa municipal, iniciativa vecinal, algún concurso,... el caso es que estuvimos pasando de unas a otras mirando los dibujos y los colores, haciendo alguna que otra foto con el móvil y pasando un rato entretenido durante la tarde de un día gris.



Hace un par de días asistí a un par de reuniones que me vinieron a confirmar algunos de los supuestos que me tengo planteado: la gente no sabe escuchar, la mayoría solamente tiene oídos para lo que le sale de su boca, y esto en un altísimo porcentaje no tiene el más mínimo sentido desde un punto de vista de la lógica, de la educación y del conocimiento. Se pierde muchísimo tiempo hablando de vaguedades, que no es tan criticable, como cuando alguno saca el pedestal se sube encima y se autoenviste como referente ideológico de cualquier cosa. Digo de esto pues me tengo encontrado con gente que habla de cosas, de personas, de la vida,...de oídas, o por que siempre fue así o porque es así como él piensas o se comporta, o por no saber tener la boca cerrada

Después de haber asistido, lamentablemente, o esas dos reuniones lo primero que se me paso por la cabeza es que cada vez que se junta mas de seis o siete personas (no es necesario este mínimo) a tratar un tema aparece el "rebaño de borregos" y toma posesión del medio del pastizal. De repente surgen entendidos que son capaces de iniciar su conversación admitiendo que no tienen ni idea de lo que se esta tratando para a continuación dar su opinión no una vez, sin veinte o treinta. Esas coinciden siempre cuando alguna otra persona tiene la voz, y siempre en voz alta. Me sorprende mucho la manera como llevan a temas personales cuestiones que no lo son y para ello no tienen el mas mínima vergüenza en sacar a relucir cuestiones de la intimidad propia o de la vida del otro tertuliano, me jode mucho además cuando no se respetan los tiempos, supongo que este tiene algo que ver con la educación y con "haber leído alguna vez aunque sea el periódico a la hora de tomar el café",  y cuando se pierde la capacidad de ver lo que se  tiene delante o  se es tan estúpido de mostrar todas las cartas,.. vaya de ser un imbécil.

Si a  todo esto  le juntamos el hecho de utilizar la mentira, el menosprecio, la ignorancia y el mal gusto...pues maldita la hora en que deje de "bajar la basura" para asistir a tan magníficos encuentros de cerebros

Es increíble como existe gente que pierde la capacidad de ver las cosas como son, digo esto porque en ambas reuniones se planteaban un par de cuestiones para elegir, así de simple. En una todavía era mas sencillo, no hablo de trascendencia, pues únicamente habían que escuchar una determinada alternativa que se podía plantear en un ámbito profesional y nada más. La decisión no tenia que ser instantánea, hay plazo para pensar, para discutirla y para decidir. Pues no, los "borregos" de turno (existen otros que no lo son también es verdad) no son capaces de esperar al final. Estos son tan listos que se lanzan a criticar en base a "su atrevida ignorancia", y encima se permiten menospreciar, insultar, ningunear a otros que no opinan como ellos o que simplemente le piden silencio,...joder

En todo esto únicamente me refiero a una cuestión estética, es decir, a saber cuando hay que escuchar y cuando hay que hablar, cuando hay que pensar. No entro en temas de la legitimidad del que habla o del que escucha, de hecho y visto lo visto, la ineptitud y la estupidez iba al 50%, me refiero a la falta de pudor, de rigor y de educación.

Bueno, lo cabreos como todo en esta vida también se pasan, y espero que cuando vea algunos de esos borregos no le diga en sus narices que hay que repartir un poco la estupidez que tanta de golpe y en público  resulta un poco de mal gusto


oscuroabismo. Con la tecnología de Blogger.