De vuelta de una semana por Mallorca, con varias cosas por mi cabeza, con un escenario político-social de actuaciones en pleno cambio (dudas?), con posiciones a tres bandas (derecha, izquierda, mezclas), con la vida en blanco, en negro, en gris, ..... En "Tristano muere" de Antonio Tabucchi, libro el cual comencé a leer hoy mismo, se puede leer en las primeras paginas el siguiente parrafo: "De joven leí a Pascal, en aquella epoca me gustaba, en especial por su janseismo, todo era tan blanco y tan negro, tan distinguible, ya me entenderás, entonces la vida era en blanco y negro, en el monte, habia que tomar decisiones precisas, o a este lado o al otro, o blanco o negro, despues la vida se encarga de traer al claroscuro ..."

Totalmente de acuerdo




Nos acostamos ayer con la pelicula a medio terminar. La resolucion definitiva se pospone hasta el proximo lunes, fecha en la que los emigrantes decidiran cual sera la situacion politica en la que nos moveremos durante los siguientes cuatro años. A raiz de los acontecido ayer se pueden sacar una serie de conclusiones: la gente del PP, la gente de Fraga, todavia tiene un peso importante dentro de la sociedad gallega, se hizo evidente el efecto ZP, el hecho de que sea el PSOE quien se encuentra gobernando a nivel estatal, los nacionalismos retroceden claramente, todo lo contrario a otras regiones o nacionalidades o naciones como los "rovira" de turno le gusta denominarse, se intuye debido a la entrada de nuevos votantes cual será el partido principal de aqui a unos años, que la victoria y la derrota se sentimientos hasta cierto punto relativos, lamento que no se consideren las ideas y los hechos llevados a cabo por unos y otros, me refiero a nivel autonomico y estatal (me parece lamentable el trato dado a esta tierra desde Madrid o desde Santiago), me apena que se encuentra tan arraigado en mi tierra el clientelismo, el miedo, de "pago de favores", el falso liberalismo, el conformismo, el acatamiento de un "falso destino", ....

Los resultados electorales obtenidos ayer son el fiel reflejo de un pueblo intentando avanzar, lastrado por unas mentalidades ancladas en servilismos y en "señoritos", pero las opciones que se nos plantean se me parecen mucho a los caramelos que se dan a los niños cuando estos empiezan a rosmar, en vez de analizar con seriedad cual es el origen de esos lloros y de esas promesas.

Me queda el ánimo de pertenecer a un pueblo orgulloso en el fondo, luchador y acostumbrado a pelear por lo suyo y por los suyos. Resulta curioso que los que se fueran buscando otros salidas decidan (cuestion esta tambien digna de analizar con seriedad) el gobierno o el desgobierno de nuestras instituciones.

Bueno, tendremos que esperar para saber si subimos o bajamos o..... segimos parados


Bien, bien, ...Hoy por fin he coronado una pequeña colina que me empeñe en subir. El ascenso a esta montaña comenzó hace unos meses cuando estuve, junto con Susana y Elba, en Egipto. Como en casi todos los que hago, suelo tomar algunas notas que posteriormente ordeno y paso a papel en casa para recordarme lo pasado, lo vivido, lo visto, lo disfrutado, etc. Este no era la principal meta que me marque. Me explico. Sin tener unos grandes conocimientos me puse a buscar informacion, leer opiniones, hacer un pequeño cursillo para poder diseñar una pagina y poder colgarla en este "pequeño" tablon de anuncios que es Internet. El caso es que hoy he rematado todas las deberes y por fin, el que quiera verla, la encontrará aquí.

Bueno, realmente reconozco que me encuentro contento. La verdad es que no hace falta mucho para poder estar así, y para celebrarlo me voy a tomar un trozo de chocolate mientras miro y remiro mi trabajo :) Un saudo (por cierto, os fijasteis que ya puse un contador, ja)


8diasporegipto


Todavía siento la mirada de sus ojos, todavía veo su pelo canoso, su seria cara que esconde una picara e inteligente sonrisa, pero sobre todo noto como me agarra la mano fuertemente para que no me vaya mientras me sigue relatando las mismas historias de siempre con una gracia que posee y que no ha perdido a pesar de sus años.

Ya son noventa y dos los años de recuerdos y de momentos, ya son años.



A raíz de relaciones con gente conocida, gente de mi entorno de trabajo, gente de hoy, me he dado cuenta cada vez mas de las situaciones de descontento e insatisfacción personal que flota sobre la cabeza de cada uno de los que hoy formamos parte de nuestra avanzada sociedad. Me resulta curioso, e incomprensible hasta cierto punto, la manera en que nos sumergimos en nuestro trabajo como si prácticamente fuese lo único que da sentido a nuestra existencia, no considerando incluso que no es lo que mas nos satisface, lo que mas nos gusta hacer, relegando como secundario otras muchas cosas que si “aportan” mas o menos a la satisfacción y al orgullo de ser o de llegar a ser lo que de pequeño uno soñaba. Las relaciones con los demás se encuentran viciadas, consentidas o intransigentes por puro hastico, por una aburrida dinámica o por falta de ilusión según sea el caso. Estos cuestiones junto con la falta de expectativas, la falta de ventanas por las que lanzarse a volar como “Peter Panes”, hacen que nuestros esfuerzos y ánimos siguan direcciones, quizás, erróneas.

Cuando a uno le llega el momento de pararse a pensar en lo que merece la pena es triste no encontrar nada ni a nadie. A veces hasta resulta difícil reconocerse a uno mismo. No podemos, no sabemos, no nos enseñaron, no nos dejan, no queremos, no existe, ...cualquiera pueda ser el motivo del descontento, de la desilusión que hoy se comparte. La falsa felicidad, la sonrisa a veces forma parte del “marketing” que diariamente aplicamos para seguir en nuestro puesto delante de los demás, para “por lo menos seguir como hasta ahora”.

A pesar de lo dicho me reconozco cada vez menos pesimista. Son los “deberes” que me tengo marcado para el próximo curso



Las palabras son los como dedos entrelazados de dos personas que pasean. Unos dedos que a veces son suaves y tiernos, agradables y reconfortantes y otras presentan unas durezas y callosidades que hacen que a la hora de seguir caminando juntos hacia delante, avancemos pensando casi únicamente en esa desagradable sensación. Lo triste es que ese malestar no nos dejan disfrutar del caminar, del paseo. A veces la sensación se hace tan desagradable que nuestros dedos se sueltan y el volver atrás, el volver a agarrarse, se hace quizás más difícil, aunque sigamos notando el hombro del otro contra el nuestro.

Si uno se para a pensar un poco verá que lo mejor que se puede hacer cuando empiezan a surgir estas percepciones, es asirse mas fuertemente, entrelazar tus dedos a los suyos aun con mas ganas y de este modo lograr que el roce que se produce apenas se note, que apenas nos distraiga de nuestro caminar juntos


oscuroabismo. Con la tecnología de Blogger.